¿Qué son los insecticidas? clases modelos y efectos nocivos

Anuncios publicitarios

Definición, origen y características de los insecticidas

Actualmente, una gran cantidad de personas en el mundo utilizan los insecticidas como método químico repelente de insectos. Sin embargo, probablemente esa cantidad de personas que suelen utilizar los insecticidas nunca se han llegado a preguntar qué son, si son peligrosos para los seres humanos o qué tipos de animales puede matar los insecticidas. Normalmente estos productos son muy utilizados comercialmente pero son pocas las veces que se informa de su utilización o de cómo puede afectar a los seres humanos.

te puede interesar:

¿Qué son los insecticidas?

Llamamos insecticida a un compuesto químico que suele utilizarse para eliminar cualquier insecto. El origen de dicho término es etimológico, es decir, el término “insecticida” proviene del latín y significa “matar insectos”. Además de que es una clase de biocida, para aquellas personas que desconozcan qué es un biocida son unos elementos químicos artificiales (aunque también pueden tener origen animal) que se destinan a neutralizar, destruir, impedir o contrarrestar a algún tipo de organismo que esté considerado como tóxico para el hombre.

Aunque este tipo de producto tiene unas grandes desventajas, si es cierto que tienen una gran importancia en los seres humanos ya que son capaces de controlar las plagas que suele haber en la apicultura o la agricultura. Además son un producto que elimina cualquier tipo de plaga que afecte de manera negativa a la salud y el bienestar de los animales y de los seres humanos. Sin embargo, no todos los insectos son neutralizados por los insecticidas un gran ejemplo de ellos podrían ser los ácaros que al no ser insectos suelen ser inmunes a la gran mayoría de los insecticidas y se necesita un producto específico para eliminarlos.

Hoy en día, además del concepto que hemos nombrado anteriormente existe otro tipo de concepto más coloquial que suele utilizarse en un lenguaje cotidiano y que se refiera a los productos que tiene como característica principal el matar o eliminar cualquier insecto.

Origen e historia de este producto

insecticidasExactamente no se conoce con precisión cuando comenzaron aparecer este tipo de producto pero en el periodo helenístico se hablaba sobre la utilización de distintos productos para repeler a las moscas, además de que en las momias se le aplicaba distintas esencias para protegerlas. Normalmente los insecticidas de esa época estaban compuesto de cenizas mezclados con grasa de cerdo. Sin embargo, con la evolución de la botánica y la evolución de nuevos estudios sobre las plantas y la utilización que tenían se fueron desarrollando nuevos insecticidas naturales que estaban compuestos de esencias vegetales como el piretro o el tabaco. Pero no fue hasta el siglo XX cuando se comenzó a evolucionar una gran cantidad de insecticidas  sintéticos pero dichos insecticidas eran bastante tóxicos para la salud y hasta principios del siglo XXI no se comenzaron a fabricar dichos productos de manera menos nociva para el medio ambiente y los seres humanos.

Familias de insecticidas por orden de origen

En la actualidad, existe un registro donde se pueden encontrar diversos tipos de insecticidas ordenados por su aparición en el tiempo. Alguno de estos productos son orgánicos y otros sintéticos, entre dichos tipos podemos destacar:

  • Insecticida organoclorado: por ejemplo el DDT.
  • Insecticida organofosforado: como por ejemplo el Malatión.
  • Insecticida carbamato.
  • Insecticida piretroide.
  • IGR’S: son insecticidas que regulan el crecimiento.

¿Cuáles son las características perfectas para un insecticida?

Existen una gran cantidad de características que suelen poseer los insecticidas pero ¿Cuáles son las características ideales para que un insecticida sea bueno? Alguna de las “propiedades ideales” que hacen que este producto sea bueno son:

Anuncios publicitarios
  • Especificidad: el producto solo afectará al organismo al que está dirigido no al resto de los seres vivos.
  • Nula toxicidad en los seres humanos y en la fauna.
  • Dosis letal: este producto deberá ser efectivo con una mínima cantidad.
  • Bajo precio.
  • Propiedades latentes: el producto deberá permanecer en una zona indicada durante un largo periodo de tiempo para eliminar toda plaga.

¿Dónde se utilizan más estos productos?

Este tipo de producto suelen utilizarse más en diversos sectores que como producto común en los hogares. Es por esta razón que los sectores que más utilizan estos productos son: en la medicina, en la ganadería, en veterinaria, en control de plagas, en construcción y en agricultura.

¿Para qué sirve dicho producto y cuantos tipos ahí?

Los insecticidas suelen utilizarse, como hemos comentado anteriormente, para eliminar cualquier tipo de insecto o plaga que afecte a la salud de la flora. Los insectos que suelen verse afectados por estos productos son variados entre los que podemos encontrar: mosquitos, pulgones, cucarachas, babosas, trips, caracoles, pulgas, hormigas, polillas, piojos, orugas, moscas, escarabajos y termitas, además de que también ayuda con las infecciones  de escarabajos, gusanos y otras plagas.

 

Por otro lado, los insecticidas pueden  atuar sobre distintos estados de evolución de los artrópodos y suelen clasificarse como adulticidas, larvicidas y ovicidas que actúan para eliminar a los insectos adultos, a las larvas o a los huevos. Dentro de los tipos de insecticidas existen algunas clases diferentes de ellos entre las que se clasifican por acción fisiológica o vías combinadas y dentro de estos dos tipos podemos encontrar diferentes clases de insecticidas. Entre los cuales están:

  • Que son los insecticidasAcción fisiológica: se pueden observar varías vías entre las que nos encontramos: por contacto (se deposita el producto encima del insecto y dicho producto se penetra por su cutícula), por ingestión (el insecto ingiere el producto que suele ser sólido o líquido y se va a su tracto digestivo) y por último por respiración (el producto se deposita en el aire y se introduce en el insecto a través de su tráquea o cutícula).
  • Vías combinadas: dentro de las vías combinadas podemos encontrar: insecticidas de ingestión, insecticidas de contacto, insecticidas combinados de contacto e ingestión y por último insecticidas de respiración.

La gran mayoría de estos productos suelen actuar mediante la ingestión o el contacto. Un ejemplo de estos productos son los insecticidas sistémicos que suelen aplicarse en las plantas y por el tejido que tienen las plantas se va repartiendo por toda la planta. Al contrario los insecticidas no sistémicos suelen actuar envenenando o tapando las vías respiratorias de los insectos.

Los efectos que tiene este producto en los seres humanos

En muchas ocasiones se ha ido demostrando que el contacto directo con los insecticidas podía provocar en los seres humanos vómitos, indigestión, dolores de cabeza, dolores de ojos y hasta manchas en la piel, además de causar en muchas ocasiones ciertas alergias. Esto se da porque normalmente estos productos contienen muchos elementos nocivos y nocivos, algo normal ya que son elementos químicos que tienen efectos tóxicos cuando el producto penetra en el organismo de los seres humanos o de los animales. Estos efectos pueden aparecer por la utilización abusiva de dicho productos ya que si una persona utiliza con frecuencia estos productos se suele decir que está expuesta a las consecuencias que tienen los productos y por ello cuanto mayor sea el tiempo de exposición mayor será las consecuencias.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*