Cómo prevenir la contaminación lumínica

Anuncios publicitarios

Prevención de la contaminación lumínica en el hogar y en las ciudades

La contaminación lumínica entra en los tipos de contaminación que se acoge a nivel general para la contaminación ambiental, sin embargo, se tiende a no especificar mucho acerca de ella, lo que produce un desconocimiento acerca de la contaminación lumínica, especialmente. Debido a esto, se entiende que este tipo de contaminación es una amenaza existente y sumamente peligrosa, pero que se encuentra en un estado oculto que permite ser ignorado e irreconocible por una gran cantidad de personas a nivel mundial.

Es necesario que la población se informe acerca de esta problemática ahora, ya que los efectos que ocasiona a corto y largo plazo, están empezando a hacerse evidentes de muchas formas afectando la vida de los seres residentes en el planeta. Cuando hayamos llegado a este punto de conocimiento sobre la contaminación lumínica, estamos en la condición de ahora si, empezar a hacer grandes cambios que permitan prevenir y mitigar efectos negativos a esta causa.

Existen múltiples medidas que podemos tomar, para empezar, a partir de nuestro hogar y por consiguiente, empezar a hacer consciencia para que más personas se informen y así, poder atraer a más gente que contribuya con esta causa y los cambios empezarán a crecer.

te puede interesar:

Medidas preventivas en el hogar

A continuación presentamos una serie de medidas en el hogar, para empezar con esta importante labor. Las medidas que tomamos en casa, poco a poco se convertirán en hábitos que podremos incorporar en nuestras vidas y en las vidas de las personas que estén a nuestro alrededor:

Anuncios publicitarios
  • contaminacion luminicaPara empezar, es necesario que empecemos a reducir la presencia de luz en nuestras casas, especialmente a las horas de la noche, ya que sólo la estaremos usando cuando sea estrictamente necesario. No debemos tener todas las bombillas encendidas, a medida que no las necesitamos, las iremos apagando.
  • Es necesario tener en cuenta la dirección que le damos a la luz, tal como la luz procedente de lámparas, por ejemplo. Para esto, debemos dirigir la luz hacia el lugar que lo necesitemos y usar esta luz, especialmente para reemplazar la presencia de una bombilla, de esta manera evitamos gastar más energía y no permitimos que llegue la luz al cielo, de alguna forma.
  • Se debe evitar la intensidad de la luz, es decir, entre menos intensa sea, más favorable será, no solo como medida de prevención de la contaminación lumínica, sino para evitar daños posteriores a nuestros ojos.
  • Se recomienda el uso de las luces que cuenten con un detector de movimiento, ya que esto permite sólo ser usada cuando sea estrictamente necesaria por lo que no deberemos tener una luz encendida por largos períodos de tiempo si planeamos usarla esporádicamente.
  • Cuando tenemos eventos o reuniones en nuestra casa, especialmente en las horas de la noche, es necesario que cerremos las cortinas y persianas que estén en ella. Esto evitará que las luces salgan al exterior y se eleven hacia el cielo, además, así aprovechamos más la luz de la que estamos disfrutando.
  • Es importante tener en cuenta que preferiblemente, debemos usar las luces que contengan sodio, especialmente si este es de baja presión. Un ejemplo claro de las luces de sodio, son aquellas que se encuentran en las calles y las cuales tienen un impacto sumamente reducido para fijar brillo en el cielo. Adicional a esto, permitirán un importante ahorro de energía y son realmente eficientes.
  • En ocasiones realizamos actividades en las horas de la noche que muy probablemente pudimos haber realizado en las horas del día, este es un acto erróneo que pasamos por alto. Lo ideal, sería entonces, realizar las actividades que más podamos en las horas del día para aprovechar la luz solar y de esta manera, evitar el uso de muchas luces en la noche que contribuyen a la contaminación lumínica y no permiten el ahorro de energía.

Medidas preventivas en las ciudades

El uso de las luces de manera irresponsable y desmedida es quizá la más fuerte causa de contaminación lumínica, por lo que se hace necesario empezar a hacer cambios que permitan llegar a este punto. A continuación presentamos una serie de medidas que podemos tomar y analizar, para posteriormente empezar a practicar avisando y solicitando la toma de medidas preventivas que no permitan el fortalecimiento de la contaminación lumínica:

  • Es necesario que en las ciudades se instalen luces que sean de carácter sensible y delicado ante el movimiento. Esto se ve importante, ya que permite el uso de la luz en lugares donde se hace estrictamente necesario, dado que en caso de pasar alguien las luces se encenderán de forma automática. Si esta medida empezara a implementarse en más ciudades alrededor del mundo, permitiría una reducción muy significativa e importante para la contaminación lumínica.
  • También es sumamente necesario que la población y las entidades se encarguen de garantizar la localización de las bombillas de las calles de tal forma que su luz sea dirigida hacia abajo, que es donde finalmente se necesita. Se deben cubrir y de esta forma evitar que lleguen al cielo y el desperdicio de luz.
  • Se debe reemplazar las bombillas de luz intensa por aquellas que contengan baja potencia, esta es una forma importante en la que podremos contribuir como medida de prevención y más aún si se trata de las luces de la ciudad, dado que se usan de forma importante. Otro tip importante, es que debemos abstenernos de las luces de color blanco con destellos azules, ya que este tipo de iluminación genera un mayor problema y provoca el aumento de la situación.

 

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*