La domótica:  formas para ahorrar energía con este mecanismo

Anuncios publicitarios

¿Qué es la domótica?

Antes de conocer las alternativas de cómo podemos ahorrar energía con estas técnicas, es necesario explicar brevemente de qué se trata la domótica y es que si bien hemos escuchado de ella, en ocasiones se distorsiona el concepto. Pues bien, la domótica consiste en un conjunto de diversas tecnologías que permiten aplicarse a la optimización y la automatización inteligente de una vivienda, facilitando así una mejor gestión con respecto a la seguridad, la comodidad y claramente, el uso de la energía.

En este sentido, un sistema domótico proporciona la posibilidad de concentrar información que proviene de sensores, donde pasa a un proceso y luego a la emisión de las órdenes a partir de los actuadores.

Por ello, a continuación te presentamos diferentes mecanismos para el ahorro de energía que podemos aplicar en nuestras viviendas:

  1. Climatización

Este es uno de los aspectos que permite la mayor obtención de eficiencia cuando se trabaja con la domótica. En este sentido, la eficiencia de la climatización puede ser maximizada con ayuda de una programación de apagado del AC, pero también la calefacción cuando una ventana se abre.

  1. Sensores determinados

La domótica propone el uso de sensores especiales que permiten la medición de diferentes agentes, ya sea gas o agua, y en este sentido una posible fuga de ellos que pueda ser detectado por el sistema y éste en caso de escape, logre cortar el suministro. Esta es una de las medidas alternas de ahorro de energía de acuerdo a la seguridad pública y también de ahorro energético en caso de posibles accidentes.

Anuncios publicitarios
  1. Sistemas de iluminación

En este aspecto la domótica ofrece la posibilidad de eliminar la presencia de los interruptores en cuartos y hasta en oficinas de edificios y empresas. Se trata del uso de detectores de luminosidad que, varían de acuerdo a la necesidad específica del lugar en el que se encuentran. Esto quiere decir que la iluminación es capaz de regularse de forma automática en función de la zona en la que se requiera con mayor o menor intensidad.

  1. Persianas

Las persianas también pasan a convertirse en parte del sistema domótico, ya que lo que hacen básicamente es aprovechar al máximo el uso de la luz natural. Con la integración al sistema, la funcionalidad consiste en subir o bajar las persianas de acuerdo a la radiación solar del momento, así podrán bajarse o subirse de acuerdo a la presencia o ausencia de luz natural.

  1. Integración de todos los sistemas

Básicamente la domótica hace referencia a la integración de todos los sistemas de la vivienda o la oficina, según sea aplicado. Un efecto del uso de este sistema es por ejemplo la salida o el ingreso a casa, la cual tiene la capacidad de reemplazar las llaves físicas, por un sistema de pulsación en una pantalla que le da el ingreso particular de la vivienda. Así también podemos cortar el suministro de gas, apagar la totalidad de las luces de la casa e incluso modificar el comportamiento de las persianas de manera automática. Entre algunos ejemplos.

De esta manera, los sistemas domóticos son capaces de contribuir con el consumo de energía, de tal manera que permiten realizar ahorros importantes de objetos que generalmente usamos para optimizar su uso y mejorar a gran escala las condiciones de vida en nuestro hogar como vivienda, y nuestro hogar como planeta. La facilidad que brindan los sistemas domóticos representan también unas útiles ventajas a la hora del ahorro energético, además de ayudas para su propia gestión en nuestro hogar.

Te puede interesar:

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*