Contaminación natural, Definición Causas y Clases

Definición de contaminación natural

Un contaminante natural es un contaminante creado por sustancias de origen natural como polvo volcánico, partículas de sal de mar, la forma fotoquímica del  ozono y productos de fibras de bosques, entre otros.
Muchas personas creen que la contaminación solo es producida por agentes externos a la naturaleza, es decir, que está provocada por las actividades del ser humano. Evidentemente, esas personas tienen una gran parte de razón ya que una de las principales fuentes de la contaminación son las personas, pero hay una pequeña parte de la naturaleza que también tiene un importante papel en la contaminación. Es por esto que  hoy en día también se tiene que tener claro cuáles son los motivos de la contaminación natural o qué es la contaminación natural. Al igual que la contaminación que está producida por los seres humanos este tipo de contaminación también es perjudicial para el medio ambiente y sobre todo para los seres vivos.

Regresa a ver todos los tipos de contaminación que hay

¿Qué es la contaminación natural?

La contaminación natural se basa principalmente en la contaminación producida por agentes naturales, es decir, es la contaminación que se realiza por diversos componentes que hay en la naturaleza. Dicho de otra manera este tipo de contaminación está provocada por los restos vegetales y animales, además de los elementos que se diluyen cuando los cuerpos acuáticos traspasan distintas superficies, aunque también esta clase de contaminación está provocada por los minerales.

Además de las causas que se han comentado anteriormente, existen algunas de ellas que simplemente se dan por la actividad de un volcán, por terremotos, por huracanes, entre otras. Como se pueden comprobar existen diferentes agentes que provocan partículas contaminantes es el caso por ejemplo de los huracanes que arrastran mucha materia y que al final esa materia va a parar a diferentes sitios como puede ser el suelo o el agua. También puede ser el caso de los volcanes que cuando se activan provocan diferentes materiales contaminantes como puede ser la lava para el suelo o las pequeñas partículas y gases que emiten al aire.

Clases y Causas de la Contaminación Natural

Existen diferentes clases de participantes a la hora de hablar de la contaminación natural, además también existen diferentes tipos de contaminación natural. Los tipos más destacados de contaminación natural son la del aire, la del agua y la del suelo.

Contaminación natural del agua

Este tipo de contaminación está provocada principalmente por los minerales que están introducidos en el agua y que son componentes de ella. Evidentemente, no todos los integrantes del agua son dañinos para la salud de los seres vivos. En cantidades sumamente pequeñas algunos componentes del agua son beneficiosos para los seres humanos como puede ser el caso del hierro, el cobre o el fluoruro sin embargo, todos a grandes cantidades se vuelven dañinos para el bienestar de los seres vivos. Además el agua está compuesta por magnesio y por calcio cuyas características más destacadas son que disminuyen la efectividad de los detergentes y los jabones. Sin duda, hay otros agentes que se introducen en el agua de forma natural como por ejemplo puede ser el plomo o el cadmio y que aunque se tomen en niveles bajos dañan gravemente la salud del ser humano y en general de los seres vivos. Además el mercurio que se puede encontrar en la corteza del Planeta y de algunos océanos puede llegar a contaminar toda la biosfera, incluso si se encuentra en una gran concentración puede llegar a contaminar mucho más que la contaminación producida por los seres humanos.

Sin embargo, una de las ventajas más grande de este tipo de contaminación es que los agentes que pueden contaminar el agua y por lo tanto alterar el bienestar de los seres vivos no suele encontrarse en unos niveles altos y por ello es raro encontrar zonas que estén contaminadas e inhabitables para los seres vivos.

Contaminación natural del suelo

Este tipo de contaminación está producida por un nivel alto de concentración de partículas y nocivas. Un ejemplo de esto podrían ser los materiales metálicos que hay en diversas rocas, entre otras cosas. Aunque el principal contaminante del suelo son los fenómenos ambientales, estos causan graves partículas contaminantes en el suelo.

Contaminación Natural del Aire 

En este tipo de contaminación se puede observar diferentes maneras de contaminar, entre las que se  destacan:

La Contaminación Natural por Erupción Volcánica

La erupción volcánica produce diferentes partículas contaminantes, estas partículas suelen ser de forma gaseosa pero también se pueden encontrar de forma sólida y líquida. Los volcanes cuando erupcionan liberan metano, cloro, flúor, hidrógeno, dióxido de carbono y azufre. Además las erupciones volcánicas afectan no solo al aire sino que también afectan gravemente al agua y al suelo.

La Contaminación Natural por Corrientes de Aire

Las corrientes de aire llevan consigo diferentes y diversos materiales contaminantes. Un ejemplo de esto serían las tormentas, estas mueven de un espacio a otro, una gran cantidad de polvo que se mantiene en el aire suspendido. Además de ello, con el comienzo de la primavera el aire se combina con diferentes semillas, esporas y polen que afectan la salud sobre todo de las personas alérgicas.

La Contaminación Natural por Incendios Forestales 

Si un incendio se ha producido de manera natural, también es contaminante. Todos los incendios ya sean de forma natural o por la actividad humana crean y liberan humo, dióxido de carbono, ceniza, monóxido y polvo a la atmósfera lo que produce una contaminación del aire severa, además de producir contaminación del suelo.

Antecedentes de la Contaminación Natural

Las condiciones de fondo naturales describen la calidad del agua, suelo y aire que existiría sin cambios causados en las cuencas, zonas boscosas, ambientes urbanos, entre otros. En algunas configuraciones, esta calidad natural del agua, aire y suelo puede ser más pobre que los criterios que se establecen para proteger sus usos. Igualmente, los cambios causados no siempre afectan todos los aspectos de calidad de estos recursos, es posible que la calidad natural cumpla  en unos casos con los parámetros pero puede que en otros casos no los cumpla.  Por ejemplo, un cuerpo de agua puede tener condiciones de temperatura inalteradas por los seres humanos, mientras que al mismo tiempo sea contaminada con una sustancia tóxica hecha por el humano.

Las normas de calidad del agua en algunos países incluyen una disposición que permite con respecto a este factor, superar criterios numéricos de ausencia de causalidad humana (es decir, naturalmente). Tal disposición reconoce que las leyes de calidad del agua son sobre el control de la contaminación y que la contaminación es una alteración de origen humano, pero que también puede ser de origen natural. Así, países tales como los Estados Unidos, por ejemplo, tienen tales disposiciones generales en sus normas de calidad del agua.

Cuando los contaminantes son compuestos químicos hechos por el humano, la contaminación es evidente. Pero en el control de calidad y protección de usos beneficiosos, también se presta atención a las características naturales del agua por ejemplo, en aspectos tales como sedimentos, nutrientes, oxígeno disuelto, y temperatura, estos no se consideran «contaminantes» pero pueden ser alterados negativamente por la actividad humana. Incluso algunos materiales tóxicos, como metales y amoníaco, se producen naturalmente. Estos componentes naturales complican los esfuerzos de control de la contaminación porque se hace necesario distinguir entre la concentración natural de fondo y el aumento en la concentración debido a la contaminación (es decir, causadas por los humanos).

En los Estados Unidos, las normas federales de cargas diarias máximas totales (TMDL) han reconocido esta distinción desde 1991 y requieren asignaciones de carga TMDL para distinguir entre fuentes de cargas naturales y cargas de contaminantes de fuentes humanas. Este paso es importante porque los reguladores aun no tienen ninguna autoridad jurídica para exigir contaminadores y correcciones por cargas naturales. Del mismo modo, las reglas federales que rigen la adopción estatal de estándares de calidad de agua siempre han reconocido que no  todas las aguas pueden ser pescables y seguras para nadar.

A veces, naturalmente ocurren concentraciones de contaminantes que alcanzan niveles no deseados en el uso y beneficio de los recursos naturales para los humanos. Es difícil definir criterios de calidad para las características naturales de los recursos del agua, el aire y el suelo. La razón es debido a que si se definen criterios numéricos lo suficientemente altos como para determinar condiciones naturalmente adversas, podrían ser lo suficientemente protectores.

Por el contrario, si los criterios se establecen en  niveles no muy favorables, difícilmente se puede conocer la protección y los usos beneficiosos. En consecuencia, estos criterios de uso de los recursos naturales, pueden y van a ser naturalmente abrumadores. Debido a que las reglas se equilibran teniendo en cuenta que la calidad no siempre cumple con los criterios, debido a las condiciones naturales de fondo. Por lo tanto, la variabilidad de algunas características naturales (ejemplo, la temperatura) y la falta general de datos sobre las concentraciones naturales en áreas que puedan haber sido alteradas durante un siglo o más (por ejemplo, metales en detritos de explotación minera), condicionan muchas veces, el uso y distribución de la asignación de fondos económicos para lo natural, porque sigue siendo objeto de controversia a pesar de que es lógico el proceso.

Antecedentes de la Contaminación Natural del Agua

La contaminación de las aguas puede proceder de fuentes naturales o de las actividades humanas. En la actualidad la más importante, sin duda, es la provocada por el humano. Por lo tanto, el desarrollo y la industrialización suponen un mayor uso del agua, y por ende una mayor generación de residuos, muchos de los cuales van a parar al agua. Así mismo,  el uso de medios de transporte fluvial y marítimo en muchas ocasiones, son causa de contaminación de las aguas.

Antecedentes de las Fuentes Naturales de Contaminación de las Aguas

Algunas fuentes de contaminación del agua son naturales. Por ejemplo, el mercurio que se encuentra naturalmente en la corteza terrestre y en los océanos que contamina la biosfera mucho más que el procedente de la actividad humana. Algo similar pasa con los hidrocarburos y con muchos otros productos. Así mismo, generalmente las fuentes de contaminación natural son muy dispersas y no provocan concentraciones altas, excepto en algunos lugares muy concretos. Sin embargo,  la contaminación de origen humano, en cambio, se concentra en zonas concretas y, la mayor parte de los contaminantes, son casi siempre de mayor riesgo que la contaminación natural.

Antecedentes en la Lluvia Ácida por Contaminación Natural

Aunque la contaminación humana, a través de la quema de combustibles fósiles, ha contribuido a la deposición ácida, el agua de lluvia es naturalmente ácida como resultado del dióxido de carbono en el aire que se disuelve en ella. Además, fuentes naturales de emisión de azufre y nitrógeno pueden contribuir a la acidez del agua de lluvia. Estas fuentes naturales del dióxido de azufre incluyen los lanzamientos de los volcanes, decaimiento biológico y los incendios forestales. Por lo que, cantidades reales procedentes de fuentes naturales en el mundo son difíciles de cuantificar. Así, en 1983 el programa de medio ambiente de las Naciones Unidas estima una cifra de entre 80 y 288 millones de toneladas de óxido de azufre al año (frente a unos 69 millones de toneladas de fuentes humanas por todo el mundo), que entran al planeta de forma natural. De igual manera, las fuentes naturales de óxidos de nitrógeno incluyen a los volcanes, océanos, decaimiento biológico y rayos. Las estimaciones oscilan entre 20 y 90 millones de toneladas por óxidos de nitrógeno al año procedente de fuentes naturales (frente a unos 24 millones de toneladas de fuentes humanas a nivel mundial).

Impacto de la Contaminación Natural en el medio ambiente

El ozono es un contaminante fotoquímico secundario formado cerca del nivel del suelo como resultado de reacciones químicas que tienen lugar en presencia de la luz solar. Cerca de 10 a 15% del ozono a nivel bajo, sin embargo, es transportado a la atmósfera superior (llamada la estratosfera), donde se forma también, por la acción de la radiación ultravioleta (UV) del oxígeno (la capa de ozono).

Igualmente, las fuentes naturales de material por partículas es menos importante que las fuentes artificiales. Estas partículas se producen mayormente por los volcanes y tormentas de polvo. Sin embargo, estas fuentes representan episodios de intensa y muy  alta contaminación de partículas, que ocurren a escalas de tiempos relativamente cortos.

No es desconocido el polvo sahariano que va a depositarse en el Reino Unido después de ser soplado miles de millas.  Así mismo, compuestos orgánicos volátiles (COV) son producidos naturalmente por plantas y árboles. El Isopreno es un COV común emitido por la vegetación, y algunos creen que es un disparador muy importante para el asma y otras reacciones alérgicas irritantes no provocados por el humano.

Así mismo, las plantas, hierbas y los árboles son también una fuente de polen, que puede actuar como desencadenantes en algunos procesos asmáticos. Así, el polen está en el aire durante todo el año, pero la concentración es más alta durante la temporada de crecimiento, en marzo y las primeras heladas en otoño.  Algunos otros contaminantes naturales se encuentran en los interiores e incluyen el polvillo de esporas y el gas radón.

contaminación natural causas

Consecuencias de la contaminación natural

Existen dos grandes tipos de contaminación, la natural y la que realiza el ser humano con su actividad. Generalmente la contaminación natural se produce por fenómenos de ella misma, y es una contaminación que el mismo sistema puede compensar y regenerar. 

Esta contaminación natural ocurre todos los días y es apenas perceptible, no obstante, estos eventos como los volcanes en actividad puede producir cantidades masivas de partículas contaminantes.

Los eventos naturales continuos o temporales causan la contaminación natural, y no es posible que se pueda evitar puesto que, son provenientes de fuentes como los volcanes, la cual causa la contaminación del aire por las cenizas y otros compuestos de la actividad volcánica, también los incendios forestales y aguas termales, agregan contaminación natural  al aire.

Los contaminantes naturales del aire incluyen además, el radón, la niebla, el ozono, la ceniza, el hollín, la pulverización de sal, los gases volcánicos y de combustión. El radón que es un gas radiactivo proviene emitido  desde el suelo en algunos lugares, el cual puede mezclarse con la niebla de vapor de agua denso a nivel del suelo y ocultar la visión.

El ozono, es producido por la actividad de la luz solar y los relámpagos electricos naturalmente, combinados con el oxígeno, es un contaminante a nivel del suelo pero beneficioso en la atmósfera superior. Una molécula hecha de tres átomos de oxígeno, el ozono,  protege a la tierra de los inclementes rayos ultravioleta del sol, sin embargo, daña las plantas y causa problemas respiratorios en la atmósfera inferior.

Las erupciones volcánicas y los incendios forestales, pantanos y hierbas como las gramíneas lanzan hollín, cenizas y partículas a la atmósfera, lo que reduce la luz solar y disminuye la temperatura. Así mismo, las erupciones y los incendios  producen importantes cantidades de dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros gases contaminantes.

Consecuencias  de la Contaminación del Aire

La contaminación del aire producida de manera natural, genera problemas de salud, especialmente los respiratorios en los seres humanos, a otras vidas como también contamina el medio ambiente. 

También las partículas en suspensión que se quedan producto de la quema de madera y combustibles fósiles se alojan en los pulmones, causando serios problemas respiratorios, y se asientan en una película fina sobre edificios, árboles y cultivos.

Otro contaminante del aire, es el monóxido de carbono el cual interfiere con la capacidad de la sangre para transportar oxígeno y causa dolores de cabeza, daño al corazón y la muerte. Igualmente, el dióxido de azufre, que es producto de la combustión del carbón, irrita la vista, produce daño en los pulmones y se queda en el vapor de agua, produciendo la lluvia ácida, que acarrea serios daños a los edificios históricos y patrimonio cultural, así cómo también mata los  bosques y la vida acuática.

Otro factor que contribuye a la lluvia ácida es el dióxido de nitrógeno emitido por vehículos, calderas y otros procesos industriales. Igualmente, el plomo de la gasolina, las centrales eléctricas y las refinerías de metales contaminan los cultivos y el ganado, causandoles daños cerebrales y en el sistema renal.

El Recalentamiento Global

Este problema es una amenaza a la integridad del planeta, y se produce por los gases de efecto invernadero que causan el aumento global de la temperatura,  que ya se ha incrementado en un 31 por ciento desde los tiempos preindustriales. Este fenómeno es producido por la acumulación de dióxido de carbono y otros gases que producen un efecto de atrapado del calor en la atmósfera.

Aunque existen fuentes naturales de  dióxido de carbono, como las erupciones volcánicas, el aumento de 280 partes por millón antes del desarrollo industrial y  a 370 partes por millón en la actualidad es una realidad comprobada, que no se puede desconocer a pesar de que los paises no están dispuestos realmente, a controlar las emisiones. Igualmente, los científicos y analistas ecológicos han comprobado que es el aumento desproporcionado y exponencial de los gases efecto invernadero lo que está generando este fenómeno. 

Otros gases de efecto invernadero incluyen el metano y el óxido nitroso, que también son producidos en cantidades importantes, debido a  la actividad humana y, que de igual manera, han contribuido a un aumento de la temperatura en 0,6 grados Celsius (1 grado Fahrenheit) de la superficie del aire mas recientemente.

Contaminacion natural del aire y el agua

El aire y el agua se contaminan de manera natural, ya que el ecosistema tierra contribuye con sus propias formas de contaminación. Ya sea al incorporar  gases y partículas en la atmósfera, también al introducir metales pesados y toxinas naturales en el agua.

No obstante, el problema de la contaminación se agrava cuando la vida de las plantas y los animales es dañada de forma significativa. Es normal que exista una composición de gases en la atmósfera, determinada por nitrógeno, oxígeno, argón, dióxido de carbono, cantidades más pequeñas de neón, criptón, helio y metano. Lo que si es extraordinario para el sistema, es cuando estos compuestos se encuentran en forma  desequilibrada, y cuando entran en la atmósfera cantidades desproporcionadas de otras sustancias, produciendo mayor contaminación. 

La Contaminación por  Óxidos de Nitrógeno

En la descomposición del nitrógeno, se producen otros compuestos como los óxidos de nitrógeno incluyendo el dióxido de nitrógeno, óxido nitroso y óxido nítrico. De todos ellos, el más tóxico es el dióxido de nitrógeno. 

Ellos provienen de fuentes principalmente naturales, y en este caso,  los humanos contribuyen con menos de estas sustancias a la atmósfera. La descomposición se produce por degradación del suelo, actividad bacteriana y los procesos de evacuación, excreción y deposición.

La Contaminación Natural por Óxidos de azufre

En los procesos químicos del óxido de azufre, se produce como resultado el  dióxido de azufre y trióxido de azufre. El dióxido de azufre es el de mayor producción. Mientras que, el trióxido de azufre no permanece en la atmósfera por mucho tiempo, uniéndose  con el vapor de agua, para convertirse en ácido sulfúrico disuelto en el agua, por el cual se transforma en el principal componente de la lluvia ácida. 

En la atmósfera se encuentra de forma natural el óxido de azufre que se forma cuando el sulfuro de hidrógeno entra a la atmósfera y se oxida. El sulfuro de hidrógeno es resultante de la descomposición de la materia orgánica. No obstante, la mayor proporción de los óxido de azufre es el resultado de la actividad humana.

En cuanto a los hidrocarburos, estos son compuestos principalmente de hidrógeno y carbono siendo contaminantes atmosféricos finales y el segundo más importante de los miles que hay. Estos hidrocarburos, que son relativamente inofensivos en su estado natural. No obstante, producen daño  cuando se suspenden en la atmósfera y son producto de reacciones químicas, transformándose en contaminantes secundarios e incluyendo al ozono. De igual manera, son resultantes de la descomposición bacteriana de la materia orgánica, la fuente natural de hidrocarburos.

Cpontaminación natural consecuencias

Riesgos de la Contaminación Natural

Los contaminantes naturales son gases, líquidos y otros residuos materiales que provienen de la naturaleza y que alteran el equilibrio del medio ambiente. La contaminación natural se refiere a aquella que es producida por agentes naturales, es decir, aquella contaminación que es provocada por elementos existentes en la naturaleza. Así la contaminación natural se produce por la acción de mecanismos dentro de la misma naturaleza, en los siguientes casos:

Cuando se diluyen algunos materiales en el suelo y estos entran en contacto con las fuentes de agua.
Los restos de animales y vegetales.
Cuando ciertos animales pasan por determinadas zonas.
El intercambio producto de fenómenos naturales de ciertos minerales y su interacción entre sí.

Las emisiones de los gases al aire, así como  de residuos a las aguas y el suelo, producto primordialmente de las erupciones volcánicas son las que se consideran como de riesgo para la salud.  En el caso de la  actividad volcánica es una fuente natural de contaminación, la cual aporta una cantidad considerable de contaminantes a la atmósfera. Se ha reportado que dicha actividad representa riesgos para los ecosistemas y las poblaciones humanas que se ubican cerca de los espacios volcánicos, no obstante, se ha descrito que incluso organismos que se localizan a distancias considerables de las zonas con actividad volcánica también pueden verse afectados. La ceniza volcánica es piedra que ha sido convertida en polvo o arena por la actividad volcánica. En erupciones muy importantes, es acompañada por piedras que tienen el peso y densidad del granizo. Cerca del volcán, la ceniza es caliente, a grandes distancias es fría. La caída de ceniza bloquea la luz del sol, reduciendo la visibilidad causando oscuridad, esto puede acompañarse de relámpagos.

La ceniza volcánica fresca es abrasiva y a veces corrosiva. Es levemente tóxica, y puede afectar a los humanos especialmente aquellos con alguna enfermedad respiratoria de base. Igualmente,  en condiciones de mucho viento, las partículas pequeñas de ceniza pueden raspar la parte frontal del ojo. Dentro de los principales riesgos volcánicos no sólo se incluye la erupción de una montaña y el derramamiento de lava asociado, sino también, la emisión de ceniza y gases. Los gases liberados principalmente son vapor de agua, dióxido de carbono, dióxido de azufre y en menor cantidad monóxido de carbono, hidrógeno, ácido clorhídrico, helio, ácido sulfúrico y ácido fluorhídrico. De todos los gases volcánicos mencionados, los que representan un mayor riesgo de toxicidad en los humanos y animales y daños para la agricultura, son el dióxido de óxido de azufre, azufre, dióxido de carbono ácido fluorhídrico. Las consecuencias para la salud, sobre todo de las vías respiratorias, que se presentan por la exposición a tales gases puede ser:

  1. Procesos agudos sobre las vías respiratorias altas, mucosa y piel por irritación al depositarse las cenizas. Sus manifestaciones agudas se presentan en pocas horas o minutos después de la exposición presentando irritación en piel y mucosas, ardor ocular y nasal, conjuntivitis, sequedad orofaríngea y tos. En personas con enfermedades pulmonares hay una exacerbación aguda de sus síntomas (asma, EPOC, enfermedad fibrosis pulmonar y bronquiectasias). Este cuadro es el de mayor incidencia y con frecuencia está relacionado a la magnitud de las cenizas que se depositan en el entorno y en el cuerpo (fosas nasales y ojos). Estos efectos se pueden controlar con aislamiento físico.
  2. A mediano plazo, se ha demostrado el aumento de síntomas pulmonares y deterioro de la función pulmonar por meses y años en personas que sufrieron exposición prolongada a erupciones volcánicas. Estos efectos son aparentemente reversibles, dependiendo de la magnitud de la exposición y de la susceptibilidad individual, como consecuencia de procesos inflamatorios similares por la exposición simultánea a otros contaminantes de las vías respiratorias (humos de tabaco, combustible de biomasa, entre otros).
  3. Las consecuencias a más largo plazo, son las relacionadas con patologías complicadas de reparación anormal (fibrosis pulmonar y silicosis) o neoplásicas con reportes de mayor incidencia en los años subsiguientes a erupciones volcánicas lo cual obliga a tener una mayor atención a estas consecuencias aun cuando sean de menor frecuencia.

Prevención de la Contaminación Natural

Es difícil prevenir la contaminación natural, porque como su nombre lo indica, proviene del ambiente natural y no existe una certeza en la ocurrencia de los eventos que puedan alertar para generar medidas de prevención. La mayoría de las medidas son ilustrativas y se dictan de manera general para su puesta en práctica en el momento en el que ocurren los fenómenos naturales.

A las personas alérgicas se recomienda mantenerse resguardados en los procesos de erupciones volcánicas, si solo se trata de la emisión de gases y cenizas. Por lo que, si ya se trata de grandes erupciones que ponen en riesgo la vida de las personas, se recomienda usar mascaras de protección que impidan la entrada de particulas a las vías respiratorias tanto para las personas mas vulnerables como para las más sanas.

Una vez que las emisiones de ceniza y gases han cesado se recomienda lavar con abundante agua los espacios, para disipar las partículas emitidas y mitigar los riesgos para la salud. 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *