Contaminación lineal, emisión de partículas ¿De qué se trata ?

Definición de este tipo de contaminación

La contaminación lineal consiste en un producto resultante de un proceso que se produce o se desarrolla a lo largo de una línea. Por ello, hablamos de contaminación lineal cuando nos referimos a otros tipos de contaminación como la acústica o la química, ya que estos marcan una trayectoria lineal, pues se producen a partir de una emisión de partículas contaminantes que se encuentran en el ambiente, por ejemplo, en el tráfico de las carreteras.

En otras palabras, la contaminación lineal hace referencia a un tipo de contaminación exclusivo que se produce y desarrolla a lo largo de una línea, por lo que se da en en las anteriores situaciones.

Causas de la contaminación lineal: Acústica y Química

Para comprender con mayor claridad este fenómeno, a continuación te explicamos las causas por las que se genera cada tipo de contaminación que da paso a la contaminación lineal:

Contaminación acústica

Este tipo de contaminación se produce cuando existe un exceso de sonido en un sitio, lo que comúnmente se llamaría ruido. También conocida como contaminación auditiva o sonora, esta tiene la capacidad de provocar serios daños de salud en las personas y alterar el progreso natural de evolución y desarrollo de otros seres vivos. En cuanto a sus causas, se encuentran las siguientes:

  • Medios de transporte como: Los ferrocarriles, la circulación de vehículos incluyendo los autos de transporte público y demás.
  • Lugares de entretenimiento: Bares, discotecas, sitios con música, aglomeración de personas.
  • Obras de construcción, reparación y modificaciones industriales.
  • Reparaciones y remodelaciones en residencias que afectan a los vecinos.
  • Música hasta altas horas de la noche.
  • Tono de voz por encima de lo sano, taconeos, portazos y desplazamiento de muebles y aparatos.

Te puede interesar:

Contaminación química

Hablamos de este tipo de contaminación cuando existe una variación o una alteración que tiene la capacidad de poner en peligro el estado normal con el que cuenta un medio o una zona. En otras palabras, se trata de la intervención y presencia de un material que perjudica el lugar que ahora ocupa.

En cuanto a las causas se reconocen las siguientes:

  • Emisiones continuas: Emisiones de chimeneas, emisiones de maquinaria y vehículos. Emisiones del tránsito a nivel general, quema de mercurio al aire libre, las emisiones volátiles resultado de superficie de desechos, desaireación de tanques, entre otras.
  • Emisiones instantáneas: Hace referencia a emisiones que se generan a partir de actividades y situaciones inesperadas, como es el caso de los incendios.
  • Contaminantes sólidos: Desechos industriales, basura y restantes domésticos, residuos de construcción, suelo y roca excavada, sustancias tóxicas desechadas.
  • Contaminantes líquidos: Emisión de líquidos por accidente, filtración manipulada de residuos y ácidos al suelo, dispersión de agentes pesticidas al suelo, colocación de residuos en la superficie de aguas como el océano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *