Contaminación Genética – Definición, Prevención y Efectos

Anuncios publicitarios

 

Definición de contaminación genética

La Contaminación genética se define como el desplazamiento incontrolado y no deseado de un flujo genético hacia una determinada población silvestre. Este concepto tiene su origen en la Ingeniería genética, en el que se da un proceso de transmisión de genes, desde un organismo genéticamente modificado (OGM) a uno no modificado.

Hoy en día se han hecho numerosos estudios sobre la contaminación genética aunque posiblemente la gran mayoría de las personas aunque hayan oído de que se trata  no sepan exactamente que es, ni tampoco sepan cómo puede afectar a nuestra salud, esto es porque los gobiernos no impiden dicha contaminación y por ello no hablan, ni da información sobre ella.

¿Qué es la Contaminación Genética?

La contaminación genética es la incorporación al medio ambiente de genes entrantes que interactúan y compiten con la genética establecida de las especies de plantas y animales de ese ambiente. De manera importante se destacan los alimentos transgénicos, debido a que ponen en riesgo el bienestar de las personas. Siendo también  lo más destacado de este tipo de contaminación, que los genes contaminantes  pueden llegar a estar contenidos en los alimentos y posiblemente al no saber con ciencia exacta si éstos pueden tener una contaminación genética, son consumidos de manera incontrolada y sin ningún conocimiento. Esto se da porque, es de gran dificultad saber si un organismo ha sido modificado genéticamente o alterado de forma artificial por técnicas que usan los seres humanos.

Este tipo de contaminación se basa principalmente en modificar genes y crear a partir de estos genes nuevas especies, para ello se toma el material genético de un organismo y se lo transfieren a otro organismo. Esto se hace porque las investigaciones en este campo, establecen que se tienen muchas ventajas, sobre todo en el consumo de alimentos transgénicos, entre ellas se pueden destacar como claro ejemplo, las plantas transgénicas.  Estas plantas al haber sido modificadas genéticamente pueden aguantar de una manera favorable las sequías y las plagas. Evidentemente, esto es muy ventajoso para los cultivadores, ya que supone un ahorro económico y no están tan pendientes de su cultivo. Sin embargo, se cree que afecta negativamente al consumidor, ya que al suponer tal comodidad para las personas que trabajan en los sectores alimenticios, dichos productos pasan al mercado sin que los consumidores puedan diferenciar si un producto es modificado o no lo es.

Antecedentes de la Contaminación Genética

Las invasiones biológicas han tenido efectos profundos en la sociedad humana desde los primeros tiempos. La propagación de la peste negra en la edad media, las devastaciones del tizón de la papa, los efectos sobre las especies autóctonas por las ardillas grises, la grafiosis y platelmintos, todos se han visto como perjudiciales para el humano o el medio ambiente.

Otros se ven como beneficiosos, ya que la mayoría de los cultivos en otros lugares en el mundo y muchas hierbas culinarias y medicinales fueron traídas a Gran Bretaña por los romanos. Tal vez la más grande invasión es la importación de grandes cantidades de plantas exóticas para jardines e invernaderos. De allí que,  las invasiones ecológicas son una parte intrínseca de la ecología y evolución, que sólo se consideran malas si empobrecen la salud, vida o las condiciones de vida.

Recientes acontecimientos han traído a la  conciencia la necesidad de estar bien informados y vigilantes sobre de dónde viene el alimento, cómo se lo cultiva y lo que puede contener. Durante la década de 1990, la agricultura y la cadena alimentaria han vuelto a ser diarios temas de conversación. En 1998, la preocupación era por los cultivos genéticamente modificados, y el término “contaminación genética” que ya entró en uso común. Por lo tanto, la ciencia financiada con fondos públicos debe responder, en cuanto puede, a los miedos del público, con hechos y la interpretación de tales inquietudes.


La ciencia biológica está regularmente en el centro de atención, porque necesariamente debe buscar respuestas a las prácticas transgénicas que se realizan en los suelos y la destrucción del hábitat con tales prácticas. También si el escape de cultivos genéticos de los campos afecta a plantas y animales, y si dañan la salud.  Por lo tanto, existe un número creciente de personas que tiene una participación en este debate, tales como grupos de presión, los agricultores, asesores agrícolas, consumidores, empresas de agroquímicos y gobierno. Así, las opiniones son a menudo demasiado polarizadas.

En este ambiente de dudas existe la necesidad  de hechos claros, independientes, en respuestas y comentarios. Una parte del debate es la ética, pero independiente de la investigación es fundamental que estas cuestiones, la ciencia las pueda tratar legítimamente. Esto no quiere decir que los científicos no deban ser éticos, sin embargo, sólo pueden aplicar los métodos de la ciencia para responder a ciertos tipos de pregunta a través de la construcción de hipótesis, pruebas de observación, experimentos y modelados que permitan con principios éticos, construir una respuesta plausible.

Por ejemplo, no se puede decir que las ardillas grises o los cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas son ‘buenos’ o ‘malos’. La respuesta depende del punto de vista. No obstante, la ciencia puede definir los efectos que tienen tales organismos  o podrían tener en la vida silvestre, hábitat y salud, para asesorar a los gobiernos y al público sobre los riesgos y peligros. Igualmente, las invasiones son procesos biológicos complejos. Para estudiarlos, primero hay que mirar el movimiento de plantas o semillas y la transferencia de genes por polen.

En este sentido, los organismos tienen que encontrar y ocupar un espacio y crecer en su nuevo entorno, mientras que el polen tiene que encontrar estigmas receptivos y crear un nuevo organismo. De allí que las plantas entrantes tienen que interactuar por espacio y recursos con las plantas que ya existen y acumular masa suficiente para reproducirse y mantener una fortaleza. Por lo tanto, el entorno actúa sobre ellos y ordena a los menos capaces. Por lo que, el intercambio de genes crea variantes que son continuamente vueltas a ordenar. Haciendo que la naturaleza de los cambios de la población invadida  no sea lo que era al principio.

La dificultad está presente en la gama de escalas de interacción, de crecimiento o muerte y el intercambio de genes se produce a través de interacciones directas entre los individuos. Los individuos se presentan en parches o fragmentos y los fragmentos se encuentran dispersos por el paisaje. Solo los fragmentos que evolucionan en sus propias características se adaptan al medio ambiente local. Este sistema evoluciona, por tanto, en las escalas del parche y del paisaje. Esto es lo que hace el estudio del flujo genético y las invasiones tan difícil y tan desafiante. Técnicas muy avanzadas están siendo desarrolladas y utilizadas para examinar los intercambios.

¿Cómo se puede prevenir el consumo de dichos alimentos?

Como todas, la contaminación genética se puede evitar y posiblemente esta sea una de las más fáciles a la hora de poder evitarla para ello, solo se tienen que seguir algunas recomendaciones, como son:

Evitar consumir este tipo de alimentos, optando por consumir alimentos naturales y frescos, con esto se evita consumir alimentos que vengan de industrias y puedan tener modificaciones genéticas.  Es tan simple como esto, si se hace esta pequeña recomendación podrá garantizarse de que no se está consumiendo alimentos que han sido modificados y que la dieta se convertirá en una dieta más saludable y no perjudicial para la salud.

Verificar en la compra de los alimentos, el etiquetado y empaquetado en que se debe incluir información acerca de la estructura del alimento y su contenido.

Anuncios publicitarios

Informarse de la procedencia de los alimentos frescos y las condiciones de los espacios donde éstos se cultivan.

Son muchos los gobiernos que permiten dichas modificaciones incluso hay países que tiene hasta 77 productos alimenticios que están modificados genéticamente entre ellos se encuentran el algodón, el maíz, el arroz, el azúcar, la alfalfa, varias carnes, entre muchos más. Como ven posiblemente en la dieta haya al menos 2 alimentos que han sido modificados genéticamente. Por lo que resulta importante estar informados lo más posible acerca de este tipo de alimentos.  

Impacto de la Contaminación Genética

Los estudios de impacto por contaminación genética, son estudios complejos y se realizan en el aspecto de las invasiones y la estructura de la población en un campo cultivable establecido o parche en los  caminos de tierra. En estos espacios se encuentran tal vez  unas 30 especies que cohabitan en el suelo como semillas latentes.

Entre ellas es probable que hayan varias de las malezas típicas, que son económicamente perjudiciales, tal es el caso de las herbáceas: grasa de gallina, cuchillas, grama negra, avena salvaje. Cada una de ellas es por lo menos capaz de desarrollarse en el tiempo, en su crecimiento como cualquier tipo invasor. Las especies existentes del banco de semillas ocurren en alguna jerarquía de abundancia y se distribuyen en el espacio en formas características.

Por lo tanto, los niveles  de abundancia típicos muestran una amplia gama de especies que son muy dominantes (10.000 a 100.000 en un metro cuadrado hasta la profundidad del arado) de las que se desarrollan apenas unas 1000. Depende de que los individuos sean dominantes en el suelo, la rotación, el uso de herbicidas y otros factores. Así mismo, se construyen y examinan bases de datos de institutos de la semilla de herbáceos (bancos de semillas) continuamente, para responder a preguntas sobre la diversidad de herbáceos, que son en los que se realizan experimentos de detección de genes transgénicos.

Por lo tanto, se utilizan procedimientos estadísticos para condensar las masas de datos que se acumulan desde las comunidades en medición. Por ejemplo,  coordinar el análisis principal da un resumen cuantitativo y visual también de la diversidad entre las muestras o tratamientos experimentales. El análisis se aplica  para comparar al conjunto de especies que se desarrolló y poder detectar diferencias entre las especies autóctonas y las posibles especies modificadas genéticamente.

Así, es imprescindible ser capaz de detectar pequeños cambios en las poblaciones para que se puedan juzgar los impactos de la migración de individuos o genes entrantes. Generalmente no es suficiente detectar que se ha producido un evento en particular. Las migraciones y otros eventos invasivos tienen dimensiones espaciales y temporales, afectan a los patrones en las poblaciones existentes y no son sólo los números. Por esta razón, se están desarrollando técnicas de estadística espacial que permiten determinar un patrón existente y que su cambio con el tiempo pueda ser cuantificado y analizado.

La extensión del suelo urbano, la agricultura intensiva y la silvicultura durante los dos últimos siglos ha provocado la destrucción de especies silvestres en diversas áreas. Muchas plantas silvestres existen ahora en hábitats fragmentados o parches a veces separados por grandes distancias. Por lo tanto, los enfoques modernos de conservación demandan que tal hábitat se mantenga por lo menos donde sea de mayor factibilidad.

Sin embargo, el conflicto de intereses significa que a menudo las preguntas son de la importancia de una planta o un grupo de plantas. Por ejemplo, si gran parte de la diversidad de las especies desaparecerá si se destruye un determinado hábitat o cuánto debe conservarse el hábitat para que la diversidad se mantenga. Las técnicas descritas se utilizan ahora para responder a estas preguntas prácticas.

Las implicaciones para los sistemas agrícolas del movimiento de semillas y polen debe ser medido y gestionado mucho más en el futuro de lo que ha sido. Esto será así si los cultivos transgénicos se cultivan comercialmente o no. Por lo tanto, existen productos de cultivo que son cada vez más especializados y con una necesidad de aumento general de la pureza. Ya que, grandes secciones del público insisten en que la agricultura debe proteger y mejorar el hábitat en el sentido más amplio.  

En principio y tal como se viene diciendo anteriormente, la detección de flujo de genes tipo transgénico en una cosecha especializada o en una cosecha en un cultivo convencional es sencillo. El gen de la nueva generación puede ser detectado en las semillas o las plántulas cultivadas, por métodos específicos. Sin embargo, cuando el polen transgénico de una fuente ajena está compitiendo con una mucho mayor concentración de polen que en el propio cultivo convencional, la proporción de semillas adquiriendo el gen de la nueva puede ser muy pequeña. Así, aunque los métodos usados de detección son extremadamente sensibles, habrá un límite inferior por debajo del cual el flujo de genes no será detectado en la práctica. Si esto es así entonces se puede tener contaminación genética que no pueda ser medida y analizada.

Efectos de la Contaminación Genética

Uno de los efectos más destacados es el combinar genes de distintas especies de plantas o animales, esta combinación de genes puede ser muy grave para un animal, ya sea salvaje o doméstico, no solo porque la gran mayoría de ellos nacen estériles y con muchos problemas y enfermedades, sino que peligra la extinción de dichas especies. También se tiene que destacar que dichas modificaciones genéticas puedan transmitirse a otras plantas y dichas plantas que no tenían ninguna modificación desaparecer debido sobre todo a los caracteres que poseen. Desaparecería por lo tanto, la biodiversidad hasta entonces conocida y con las características genéticas de origen.

Si se habla de los efectos que producirían en los seres humanos podríamos destacar que producen por ejemplo, nuevas alergias, todavía no estudiadas, esto se debe a que se introduce proteínas en los alimentos. También  afectaría en que las bacterias estarían más reforzadas ante un antibiótico y por eso podrían aparecer muchas clases de enfermedades tanto nuevas  como ya conocidas y no poder tratarlas, ya que las nuevas no tendrían un antibiótico predeterminado y en las enfermedades conocidas las bacterias serían resistentes  a  los antibióticos recetados.

Prevención de la Contaminación Genética

En el caso de las especies invasoras, lamentablemente, hay sólo unos pocos métodos eficaces de controlarlas, una vez que han poblado un ambiente. Por lo tanto, la mejor cura viene en forma de prevención como consumidores educados. El Estados Unidos el Servicio de Pesca y Vida Salvaje ofrece una gama de directrices para los dueños de mascotas, agricultores y empresarios para evitar la propagación accidental de especies invasoras que van desde pequeñas plantas hasta animales más grandes. Algunas de las recomendaciones generales incluyen educación del consumidor a través de consultas con viveros locales, así como medidas sanitarias como limpieza de equipos de construcción.
En algunos casos es difícil determinar si una especie es invasora en primer lugar, y por lo tanto, deben existir programas educativos que sean más accesibles y esfuerzos legislativos quizás que se adapten al cambiante panorama de las especies invasoras. La legislación, en la prevención de especies exóticas y su aplicación hacen que en países como los Estados Unidos, sea ilegal la introducción de especies invasoras a través del servicio postal de Estados Unidos. También existe una legislación para el introducido de especies de plantas y se trabaja para modernizar a la mayor brevedad a los estados sobre lo relativo a la protección vegetal y cuarentena. La mejor prevención, sin embargo, es conciencia mediante la educación. Por lo tanto, el control de especies invasoras está en las propias manos del consumidor.

Muchas de las preocupaciones alrededor de la contaminación genética en el contexto de los organismos modificados genéticamente por el humano están centradas en una habilidad no encontrada científicamente de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) para hibridar con species nativas de alguna manera y crear organismos super peligrosos. Dado que estos organismos son nuevos y no bien entendidos en términos de su impacto a largo plazo, varios grupos ambientalistas como Greenpeace están expresando una gran preocupación sobre el uso de organismos modificados genéticamente. Desde un punto de vista técnico, los seres humanos están introduciendo nuevos genes en entornos alternativos pero es cuestionable si estos genes son realmente una forma de contaminación. Algunos transgénicos pueden crearse con alteraciones genéticas muy menores y con consecuencias de salvavidas como  en el caso del arroz dorado, en el que los científicos fueron capaces de activar rutas de producción de vitamina A en el arroz que normalmente estaban apagadas durante el desarrollo. En países donde el hambre causa casos sin precedentes de desnutrición, el arroz dorado ha evitado la pérdida de la visión relacionada con la deficiencia de vitamina A de miles de personas.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

*