Reciclaje del Papel – Concepto, importancia y ejemplos

Los recursos de papel ya no provienen de los árboles, sino del reciclaje. El papel y el cartón contienen fibra de madera biodegradable que promueve el reciclaje. Igualmente, el reciclaje del papel es fácil, sin sustancias tóxicas, con grandes oportunidades para  reciclar la misma fibra varias veces.

Aquí puedes ver la definición de reciclaje

¿Qué es el Reciclaje de Papel?

El reciclaje del papel es el proceso por el que este es recuperado una vez que es recolectado en los contenedores colocados para tal fin. El papel luego es clasificado y procesado para obtener pasta o pulpa con la que se elaboran en las fábricas diversos tipos de productos. 

El reciclaje comienza en el hogar y las oficinas, que se deben adoptar buenos hábitos, iniciando  con una buena información. Para reciclar se debe colocar el papel en un contenedor dedicado a papeles, periódicos y revistas, en el que se pueden descartar materiales como cartón, periódicos, revistas, cartones de leche, cajas de cereales, sobres blancos, cartones de yogurt, entre otros. 

Es importante resaltar que, algunos papeles no se reciclan, es el caso de desechos de papel, que contienen pinturas y colorantes por lo que, no deben desecharse con papeles reciclables. Estos son como los sobres kraft o de colores, papeles triturados o rotos, papel carbón, papel de calcar,  papel fotográfico (película e impresora), papeles plásticos, papel y cartón manchado con comida (manteles y toallas de papel sucias).

Importancia del reciclaje del Papel

El reciclaje del papel es  ideal para la preservación forestal, porque  reciclar el papel ayuda a preservar los bosques. Por ello, sin el reciclaje se tendrían que producir toneladas de papel, teniendo que utilizar grandes cantidades de madera, agua, energía, con emisiones importantes de CO2 a la atmósfera, además de que se generan residuos químicos, con un costoso impacto para el medio ambiente. 

Por el contrario, los árboles salvados por el reciclaje absorben dióxido de carbono del aire y además con  el reciclaje del papel también crean empleos.

Una empresa consume varias toneladas de papel al año, se estima que, en promedio, un empleado consume 150 kg de papel por año. Por ello, la recolección es importante para la empresa, porque mejora su imagen de marca,  reduce su huella energética. Lo que implica varias acciones, como son consumir lo menos posible, siendo el incentivo para no imprimir documentos innecesarios, el uso del correo electrónico, y la creación de archivos en formato digital. 

En la clasificación selectiva, se debe motivar a  los empleados a tirar papel en un contenedor dedicado y organizar su recolección. Las empresas que producen desechos de papel de oficina ahora deben clasificarlos en origen y organizar su recolección por separado de otros desechos, a menos que sean tratados en el acto. Esta obligación entra gradualmente en vigor en los paises, según el tipo de establecimiento y la fuerza laboral. 

Reciclaje del Papel

¿Cómo se recicla con Papel?

Reciclaje de papel utiliza tres métodos el mecánico, químico o térmico. El reciclaje del papel no solo es fácil, sino que se puede practicar de muchas maneras. El método mecánico, consiste en recuperar su propio papel para reutilizarlo; el método químico es el proceso de  tratarlo para darle una segunda vida. Mientras que el método térmico consiste en quemar el papel para generar energía, con el objetivo de hacer una recuperación de la misma. El reciclaje mecánico sigue siendo marginal y el tratamiento químico libera CO2 a la atmósfera y produce residuos.

El reciclaje del papel causa pocas pérdidas, porque 100 g de papel (bien clasificado) equivale a 90 g de papel nuevo. Para reciclar el papel, la técnica utilizada es extraer la celulosa que contiene. El reciclaje de papel se organiza de la siguiente manera:

Después de la recolección, el papel termina en el centro de clasificación, el cual se tritura y disuelve en agua con aditivos para reducirlo a copos o escamas y aplanarlo. 

El agua lo separa de otros componentes como el plástico o el vidrio, para recuperar estos copos y eliminar las impurezas, que deben ser tamizados y luego se someten a un tratamiento químico y térmico que eliminar la tinta por flotación, finalmente, los copos se secan y se transforman en rollos de papel nuevo.

El papel reciclado puede ser blanco o de color. Para el blanqueamiento, hay dos técnicas, una de ellas es la disolución en una pasta más blanca por blanqueo químico con peróxido de hidrógeno. 

Después de este paso de blanqueo, el papel reciclado se une a las fábricas de papel para transformarse en un producto terminado. El papel reciclado ofrece muchas oportunidades, ya que, permite diseñar fibras cortas y finas en papel higiénico y pañuelo, cartón corrugado, papel de periódico (80% de los periódicos).

El papel y el cartón están hechos de diferentes fibras, como madera y textiles. En cada reciclaje, estas fibras se degradan y deben agregarse nuevas fibras. Aunque el papel no se puede reciclar indefinidamente, cada reciclaje ahorra árboles, productos químicos, energía y mucha agua, teniendo menos aguas residuales para purificar.

Los cartones, periódicos, rollos domésticos y papel higiénico están hechos principalmente de papel reciclado. Para promover aún más el mercado del reciclaje, es aconsejable elegir papel reciclado para la oficina. Para salvar el medio ambiente, es aún mejor consumir la menor cantidad de papel posible.

Con frecuencia se desechan los empaques de papel y cartón a mano, sin preocuparnos demasiado por su impacto. Muchos recipientes de cartón muy sucios se reciclan y otros que son reciclables y se tiran a la basura. Se debe tener en cuenta que,  reciclar el papel y el cartón puede darles una segunda vida.

Hay muchos empaques que realmente no sabe dónde dejarlos. Los materiales son reutilizables, reciclables, compostables, biodegradables, oxo-biodegradables o desechables. Entonces, hay algunas preguntas que deben hacerse antes de realizar la acción de tirarlo a la basura. Por lo tanto, desmitifican los tipos de envases de papel y cartón que son reciclables o desechables.

El cartón multicapa, los envases para alimentos o bebidas,  envases para zumos, leche, crema, sopas y caldos, vino, entre otros. Estos recipientes no están encerados por lo que, pueden ser reciclados. No obstante, solo el 68% de este tipo de envases se recicla actualmente en algunos paises, mientras que el 99% de estos envases son reciclables. 

Todos los cartones corrugados (marrones) utilizados para empaquetar o proteger varios tipos de productos y bienes son reciclables, así como los cartones en envoltorios de galletas. Las bolsas de papel, como las que se dan en el supermercado, también son reciclables. Algunos vasos de café están hechos completamente de cartón, en estos casos, son reciclables. 

Empaques de papel o cartón que no se reciclan

No se puede reciclar el embalaje metalizado en su interior, las bolsas, como las sopas Lipton, que tienen una capa de papel y una capa metalizada no separable, por lo tanto, no son reciclables. Tampoco son reciclables los vasos de café para llevar (incluidas las tapas). Muchos vasos son de cartón, pero con una capa de papel encerado en su interior, que no se recicla. 

En cuanto a las tapas, si hay una indicación del número de código 6 (en un triángulo), van a la basura, además, de las cajas de jugo congelado, cajas de helado y cajas de comidas congeladas. Lamentablemente, estos contenedores deben tirarse a la basura porque a menudo están plastificados.

Embalajes de varios materiales, como los de chocolates de la barra blanda, el chicle y los envases de alimentos para animales, así como las bolsas de papas fritas y galletas, desafortunadamente tienen que ir a la basura. Igualmente, las cajas de cacao, maní y papas fritas (por ejemplo, Pringles) no se reciclan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *