Reciclaje de las Baterías – Concepto, relevancia y metodología

Reciclar baterías de todo tipo es parte de la vida cotidiana en muchas regiones de diferentes paises. Una de las formas de recolección de las pilas para reciclaje son los puntos de entrega y descarga de baterías recargables y alcalinas. 

conoce la información completa del reciclaje aquí

La comodidad debería ser el centro del reciclaje. Las Asociaciones de Reciclaje y Basura en varios paises representan a los transportistas de desechos / reciclaje, que utilizan camiones modificados para cumplir con los requisitos de reciclaje de acera altamente complejos. Estos camiones no solo recogen cartón, papel y aluminio, sino también artículos inusuales como anticongelantes, aceite de cocina, pintura, aceite, vidrio y, por supuesto, las baterías.

¿Qué es el Reciclaje de las Baterías? 

Las baterías,  y acumuladores usados ​​pueden considerarse residuos peligrosos, ya que pueden contener líquidos corrosivos, metales pesados ​​tóxicos o metales reactivos. Según la Ley Federal de Conservación y Recuperación de Recursos (RCRA), los materiales residuales peligrosos deben ser identificados, almacenados, transportados, procesados ​​y eliminados de manera adecuada, y las organizaciones que las generan son financieramente responsables si el saneamiento se hace necesario por disposición inadecuada.

En varios paises como Estados Unidos y otros de Europa como España, Alemania, Francia, existe una muy alta densidad de la red de puntos de depósito. Para aquellos sin recogidas en la acera, se ofrecen ubicaciones para dejar, incluyendo grandes supermercados como Wal-Mart, Walgreens y Rite-Aid, además de números telefónicos denominados Call Recycle.

También en algunos paises se han creado los consejos asesores, compuesto por ciudadanos motivados y representantes de la industria, que hacen recomendaciones sobre la política de reciclaje a los administradores de regiones y condados. Este consejo está guiando todas las iniciativas de reciclaje y es esto ha llevado a lanzar programas de reciclaje de baterías desde el año 2000 en adelante. 

Para promover el reciclaje de baterías, muchas regiones  utilizan una amplia variedad de medios, incluidos anuncios  de televisión, radio e impresos, para educar a los residentes y las empresas. Una guía de reciclaje en línea ayuda a muchos residentes de paises  a saber qué y dónde reciclar. 

Durante la temporada de vacaciones y en el verano, se lanzan campañas para alentar a las personas a comprar baterías recargables y baterías para los juguetes de los hijos. Igualmente,  se presentan programas de radio local para informar a los oyentes sobre los problemas de reciclaje de las baterías. 

Reciclar las baterías, brinda  un enfoque ecológico para las baterías usadas, baterías y acumuladores que cumplen con todos los requisitos reglamentarios y además reduce la responsabilidad y la carga administrativa de la organización que los genera.

Importancia del Reciclaje de las  Baterías 

Más allá del simple deseo de limitar los impactos ambientales y cualquier riesgo de contaminación, la recuperación de las baterías grandes y  pequeñas representan depósitos reales de materiales de alto valor agregado. Cada año, se utilizan casi 33,000 toneladas de baterías y acumuladores, que representan 10,000 toneladas de zinc y 8,000 toneladas de hierro y níquel que se recuperarán. Estos productos del reciclaje se reinyectan en muchas industrias y, por lo tanto, permiten dar una segunda vida.

Es importante reciclar las baterías para, evitar desperdiciar recursos naturales escasos como hierro, zinc y níquel. Revalorizar  las aleaciones y metales (acero, ferromanganeso) que se utilizan en muchas industrias. También para evitar introducir en la basura restos de metales pesados ​​contenidos en ciertos tipos de baterías, así como evitar introducir y dispersar en la naturaleza metales pesados ​​que sean muy tóxicos para los humanos, los animales o el medio ambiente.

Reciclaje de las Baterías

¿Cómo se recicla con baterías?

Hasta el 80% de los metales en baterías y acumuladores se extraen y reutilizan. Ya sea una batería en una radio o una linterna, una celda de botón en una calculadora o un reloj, o la batería del teléfono o computadora portátil anterior, todo tipo de baterías y pequeños  acumuladores se pueden recuperar excepto las baterías del automóvil.

Se pueden dejar en las tiendas de los principales minoristas, comedores, tiendas de conveniencia, tiendas especializadas y algunos lugares públicos. Existen algunos organismos que promueven y apoyan la recolección de baterías en los centros de eliminación de desechos de SMED. Aprobados por el Ministerio de Ecología,  para la recolección y reciclaje de baterías usadas y baterías pequeñas.

Algunas compañias principales fabricantes como Duracell, Energizer, Varta y distribuidores (Carrefour), garantizan una misión de interés general de forma compartida, de acuerdo con sus especificaciones.

Especialistas en recopilar las baterías proporcionan todas las herramientas y servicios necesarios para ofrecer a los residentes y profesionales de la información y recolección de baterías usadas y pequeñas en las mejores condiciones con reconocida trazabilidad. 

Se trata de baterías alcalinas / de sal, baterías de litio, baterías de NiCd, baterías de iones de litio, baterías de NiMH. Las baterías y acumuladores se introducen en un horno de fusión, por la separación de los metales que se lleva a cabo mediante una reacción de oxidación-reducción, las fracciones obtenidas serán diferentes de una fábrica a otra y se adaptarán a las necesidades del mercado. 

Hoy en día, no hay peligro en almacenar baterías en el hogar, porque las baterías (90% de las baterías comercializadas) ya no contienen metales como plomo, mercurio o cadmio durante 20 años. Como tales, la Unión Europea no los clasifica como residuos peligrosos.

El tratamiento de baterías pequeñas puede recuperar alrededor de 5,000 toneladas de metales cada año. La tasa de reciclaje es entre 50% y 80% dependiendo de la  electroquímica en cuestión. Para una tonelada de pilas alcalinas, se recuperan 330 kg de zinc y compuestos de zinc; 240 kg de aleaciones a base de hierro y níquel.

Estos metales se reutilizan para la fabricación de objetos cotidianos, como canalones de zinc, cubiertos de acero inoxidable, bolardos antiaparcamiento, herrajes, placas de automóviles, cascos de barcos o incluso baterías nuevas  de níquel o compuestos para paneles fotovoltaicos (cadmio).

A menudo se dice que las baterías de los autos eléctricos  impactan negativamente en las emisiones de CO2 de los vehículos eléctricos durante todo su ciclo de vida. Si los fabricantes a menudo dan a estas baterías una “segunda vida” al usarlas como una solución de almacenamiento estacionaria, al final, deben desecharse o si es posible, reciclarse. 

En este sentido el conglomerado de industriales especializados en esta actividad de reciclaje en Europa, ha utilizado hasta ahora un método en el que las células que se desmontan se calientan a alta temperatura (500 °C) en hornos de pirólisis, calentados con gas. Un proceso relativamente intensivo en energía y que, por lo tanto, emite una cantidad significativa de CO2.

No obstante, pueden haber procesos más verdes, como el desmantelamiento de las baterías BMW, que  por razones de seguridad, primero deben estar completamente descargadas. Para este fin, el BMS (Sistema de gestión de la batería) está desactivado, por lo que, la electricidad aún almacenada en la batería obviamente se usa para alimentar la fábrica, no se pierde nada. 

Luego, la batería se desarma manualmente, con herramientas simples. Los diferentes componentes, como la carcasa exterior, los cables, los elementos del sistema de refrigeración, los módulos que contienen las celdas entre otros, se separan, clasifican y almacenan por separado. 

Pero mientras que en el proceso convencional las células se tratan a alta temperatura (aproximadamente 500 °C) en un horno de pirólisis que quema el electrolito para neutralizarlo, hay otras empresas que  innovan trabajando “en frío”. Así que, las células se trituran mecánicamente bajo una atmósfera inerte de nitrógeno, lo que evita cualquier incendio o explosión. 

Luego, al reducir la presión en la cámara donde se realiza esta operación hasta alcanzar casi el “vacío”, el electrolito se evapora. Luego se recupera y purifica por condensación, lo que permite utilizarlo en baterías nuevas.

En el proceso convencional de tratamiento de pirólisis, por otro lado, se pierde porque se quema y se evacua por los humos de combustión, que además deben purificarse mediante un proceso costoso. El grafito, que es el componente de los ánodos de las baterías de iones de litio, también se quema en este proceso y, por lo tanto, también se pierde.

Los metales ferrosos o no ferrosos, componentes de electrodos, como el cobalto, el níquel, el manganeso, el aluminio o el litio, ahora están libres de electrolitos y pueden clasificarse fácilmente mediante procesos relativamente convencionales como la separación magnética, o gravimétrico (en una corriente de aire). Al final de la cadena, se obtienen diferentes polvos metálicos muy puros, que se pueden reutilizar para hacer nuevas células.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *